LAS TABLAS ESMERALDA DE THOTH TABLA V ** EL MORADOR DE UNAL **

LAS TABLAS ESMERALDA DE THOTH

TABLA V ** EL MORADOR DE UNAL **

Con frecuencia sueño con la sepultada Atlántida, perdida en las eras que han pasado a la noche. Eón tras Eón exististe en la belleza, una luz brillando a través de la oscuridad de la noche.

Poderoso en poder, gobernando a los nacidos en la tierra, Señor en la Tierra en los días de la Atlántida.

Rey de las naciones, maestro de sabiduría, LUZ a través de SUNTAL, guardián del camino, habitó en su TEMPLO, el MAESTRO DE UNAL, LUZ de la Tierra en los días de la Atlántida.

Maestro, ÉL, de un ciclo más allá de nosotros, viviendo en cuerpos como uno entre los hombres.
No como el nacido en la tierra, ÉL más allá de nosotros, SOL de un ciclo, avanzó más allá de los hombres.

Sábete, oh hombre, que HORLET el Maestro, nunca fue uno con los hijos de los hombres.
Lejos en la época pasada cuando la Atlántida creció primero como un poder, apareció ahí uno con la CLAVE de la SABIDURÍA, mostrando el camino de la LUZ a todos.

Mostró él a todos los hombres el camino del logro, el camino de la Luz que fluye entre los hombres. Dominando la oscuridad, guiando al ALMA HUMANA, hacia las alturas que eran Una con la Luz.
Dividió los Reinos, ÉL en secciones.

Diez fueron ellas, gobernadas por los hijos de los hombres.
Sobre otra, construyó ÉL un TEMPLO, construida pero no por los hijos de los hombres.
De lo ETÉREO llamó ÉL su sustancia, moldeada y formada por el poder de YTOLAN en las formas que ÉL construyó en Su mente.
Milla sobre milla cubrió la isla, espacio tras espacio creció en su poder.

Negra, no obstante no negra, sino oscura como el espaciotiempo, profunda en su corazón la ESENCIA de LUZ. Rápidamente el TEMPLO se hizo físico, moldeado y formado por la PALABRA del MORADOR, extraído de lo que no tiene forma a lo que sí.

Construyó ÉL entonces, dentro de éste, grandes cámaras, lo llenó con formas que surgieron de lo ETÉREO, lo llenó con sabiduría surgida de Su mente.

Carente de forma era ÉL dentro de su TEMPLO, no obstante formado estaba ÉL a imagen del hombre.

Habitando entre los hombre no obstante no uno de ellos, extraño y muy diferente era ÉL de los hijos de los hombres.

Eligió ÉL entonces de entre las personas, a TRES que se volvieron su portal.
Eligió ÉL a los TRES de los Superiores para que se volvieran sus enlacen con la Atlántida.
Mensajeros ellos, quienes trajeron su consejo, para los reyes de los hijos de los hombres.

Trajo ÉL a los demás y les enseñó sabiduría; maestros, ellos, para los hijos de los hombres. Los colocó ÉL en la isla de UNDAL para que permanecieran como maestros de LUZ para los hombres.
Cada uno de esos que fueron, así, elegidos, enseñado debe ser por años cinco y diez.

Solamente así podría él tener entendimiento para traer la LUZ a los hijos de los hombres. Así llegaron a estar dentro del Templo, una morada para el Maestro de los hombres.

Yo, THOTH, siempre he buscado sabiduría, buscando en la oscuridad y buscando en la Luz.
Mucho en mi juventud anduve por el camino, buscando siempre ganar nuevo conocimiento.
Hasta después de mucho esfuerzo, uno de los TRES, trajo a mí la LUZ.

Me trajo ÉL a mí las órdenes del MORADOR, me llamó de la oscuridad hacia la LUZ. Me trajo ÉL, ante el MORADOR, en lo profundo del Templo ante el gran FUEGO.

Ahí en el gran trono, contemplé yo, al MORADOR, vestido con la LUZ y destellando con fuego. Me arrodillé ante la gran sabiduría, sintiendo la LUZ fluir a través de mí en oleadas.

Escuché entonces la voz del MORADOR: ?Oh oscuridad, ven a la Luz. Por largo tiempo has buscado el camino a la LUZ.

Cada alma en la tierra que afloja sus grilletes, pronto será libre de la esclavitud de la noche.
De la oscuridad has tu surgido, te has acercado más a la Luz de tu objetivo.
Aquí habitarás como uno de mis hijos, guardián de los registros reunidos por la sabiduría, instrumento tú de la LUZ de más allá.

Listo por ti debe hacerse lo que sea necesario, la preservación de la sabiduría a través de las eras de oscuridad, que llegará rápido a los hijos de los hombres.
Vive aquí y bebe toda la sabiduría.

Los secretos y misterios en ti serán revelados?.
Entonces contesté yo, el MAESTRO DE LOS CICLOS, diciendo: ?Oh Luz, que descendió a los hombres, dame de tu sabiduría para que pueda ser un maestro de los hombres. Dame de tu LUZ para que pueda ser libre?.

Me habló entonces nuevamente, el MAESTRO: ?Era tras era vivirás a través de tu sabiduría, sí, cuando sobre la Atlántida las olas marinas se muevan, manteniendo la Luz, aunque escondida en la oscuridad, lista para surgir cuando sea que la llames.

Ve tú ahora y aprende gran sabiduría. Crece tú a través de la LUZ para TODA la Infinidad?.
Por mucho tiempo habité yo entonces en el Templo del MORADOR hasta que, al fin, fui Uno con la LUZ.

Seguí entonces el camino a los planos estelares, seguí después el camino a la LUZ.
En lo profundo del corazón de la Tierra seguí el camino, aprendiendo los secretos, como es abajo es arriba; conociendo el camino a los SALONES de AMENTI, conociendo la LEY que equilibra el mundo.

A las cámaras ocultas de la Tierra penetré yo por mi sabiduría, en lo profundo a través de la corteza de la Tierra, hacia el camino, escondido por eras de los hijos de los hombres.

Revelada ante mí, mucha más sabiduría hasta que alcancé un nuevo conocimiento: encontré que todo es parte de un TODO, grande y aún más grande que todo lo que conocemos.

Busqué yo el corazón de la Infinidad a través de todas las eras.
En lo profundo y aún más profundo, más misterios encontré.

Ahora, cuando miro hacia las eras pasadas, sé que esa sabiduría es ilimitada, siempre creciendo más a través de las eras, Una con la de la Infinidad, más grande que todo.

Luz había en la antigua Atlántida. No obstante, la oscuridad, también, estaba oculta en todo.
Cayeron de la Luz hacia la oscuridad, algunos que se habían elevado hacia las alturas entre los hombres.

Orgullosos estaban por su conocimiento, orgullosos estaban de su lugar entre los hombres. Profundo hurgaron ellos en lo prohibido, abrieron el portal que llevaba hacia abajo.

Buscaron ellos ganar aún más conocimiento pero buscando traerlo desde abajo.
El que descienda debe tener equilibrio, si no es esclavizado por la falta de nuestra Luz.
Abrieron ellos, entonces, por su conocimiento, caminos prohibidos al hombre.

Pero, en Su Templo, el que todo ve, el MORADOR, yace en su AGWANTI (no existe una traducción para esta palabra ? se refiere a un estado de desprendimiento), mientras que a través de la Atlántida, Su alma vagaba libre.

Vio ÉL a los Atlantes, por su magia, abrir el portal que traería a la Tierra una gran tragedia.
Rápido voló Su alma entonces, de regreso a Su cuerpo. ÉL se levantó de Su AGWANTI. Llamó ÉL a los Tres poderosos mensajeros. Dio órdenes de destruir le mundo. En lo profundo debajo de la corteza de la Tierra a los SALONES de AMENTI, rápidamente descendió el MORADOR. Llamó ÉL
entonces a los poderes de los Siete Señores blandidos; cambió el equilibrio de la Tierra.

Se hundió la Atlántida por debajo de las oscuras olas. Se destruyó el portal que había sido abierto; se destruyó el portal que llegaba abajo. Todas las islas fueron destruidas excepto UNAL, y parte de la isla de los hijos del MORADOR.

Los preservó ÉL para ser los maestros, Luces en el camino para aquellos que vendrían después, Luces para los hijos menores de los hombres.

Él entonces me llamó, a mí THOTH, ante él, me dio órdenes para todo lo que debería hacer, diciendo: ?Toma tú, oh THOTH, toda tu sabiduría.

Toma todos tus registros. Toma toda tu magia. Ve tú y surge como un maestro de los hombres. Ve tú y surge reservando los registros hasta que a su tiempo la LUZ crezca entre los hombres. LUZ serás tú a través de todas las eras, oculta no obstante encontrada por los hombres iluminados. Sobre toda la Tierra, NOSOTROS te damos poder, libre eres de tomarlo o dejarlo.

Reúne ahora a los hijos de la Atlántida. Tómalos y huye de las personas de las cuevas de piedra. Vuela a la tierra de los Hijos de KHEM?. Entonces reuní yo a los hijos de la Atlántida. Hacia el espacio traje todos mis registros, traje los registros de la hundida Atlántida. Reuní todos mis poderes, instrumentos muchos de poderosa magia.

Entonces nos levantamos en alas de la mañana. Alto nos elevamos sobre el Templo, dejando detrás a los Tres y al MORADOR, en lo profundo en los SALONES debajo del Templo, cerrando el camino a los SEÑORES de los Ciclos.

No obstante, siempre para el que tenga conocimiento, abierto estará el camino a AMENTI. Rápido volamos entonces en las alas de la mañana, volamos a la tierra de los hijos de KHEM. Ahí por mi poder, los conquisté y goberné.

Elevé hacia la LUZ, a los hijos de KHEM. En lo profundo debajo de las rocas, enterré mi nave, esperando el tiempo en el que el hombre pudiera ser libre.

Sobre la nave, erigí una señal en la forma de un león no obstante como un hombre. Ahí debajo de la imagen descansa aún mi nave, para ser traída cuando necesite elevarse.

Sábete, oh hombre, que lejos en el futuro, invasores vendrán de la profundidad. Entonces despierta, tú que tienes sabiduría. Trae mi nave y conquista con facilidad. En lo profundo debajo de la imagen yace mi secreto. Busca y encuentra en la pirámide que construí.

Cada una de las otras es la Piedra Angular; cada uno de los portales lleva hacia la VIDA. Sigue la CLAVE que dejo detrás de mí. Busca y el portal a la VIDA será tuyo. Busca tú en mi pirámide, en el fondo del pasaje que termina en una pared.

Usa tú la CLAVE de los SIETE, y abierto a ti el camino caerá. Ahora a ti he dado mi sabiduría. Ahora a ti he dado mi camino.

Sigue el camino. Resuelve tú mis secretos. A ti he mostrado el camino.

Prefacio






TABLA VI ** LA CLAVE DE LA MAGIA

TABLA VII ** LOS SIETE SEÑORES **

TABLA VIII ** LA CLAVE DEL MISTERIO **

TABLA IX ** LA CLAVE DE LA LIBERTAD DE ESPACIO

TABLA X ** LA CLAVE DEL TIEMPO **

TABLA XI ** LA CLAVE PARA ARRIBA Y ABAJO **

TABLA XII ** LA LEY DE LA CAUSA Y EFECTO Y LA CLAVE DE LA PROFECÍA **

LAS TABLAS ESMERALDA DE THOTH TABLA XIII ** LAS CLAVES DE LA VIDA Y LA MUERTE ** 

LAS TABLAS ESMERALDA DE THOTH / TABLA XIV

LAS TABLAS ESMERALDA DE THOTH: TABLA XV

Comentarios